lunes, 26 de junio de 2017

EL ESPEJO CHINO Cuento anónimo


espejo chino, cuento breve, cuento popular



Un campesino chino se fue a la ciudad para vender la cosecha de arroz y su mujer le pidió que no se olvidase de traerle un peine.

Después de vender su arroz en la ciudad, el campesino se reunió con unos compañeros, y bebieron y lo celebraron largamente. Después, un poco confuso, en el momento de regresar, se acordó de que su mujer le había pedido algo, pero ¿qué era? No lo podía recordar. Entonces compró en una tienda para mujeres lo primero que le llamó la atención: un espejo. Y regresó al pueblo.
Entregó el regalo a su mujer y se marchó a trabajar sus campos. La mujer se miró en el espejo y comenzó a llorar desconsoladamente. La madre le preguntó la razón de aquellas lágrimas.
La mujer le dio el espejo y le dijo:
-Mi marido ha traído a otra mujer, joven y hermosa.
La madre cogió el espejo, lo miró y le dijo a su hija:
-No tienes de qué preocuparte, es una vieja.

viernes, 23 de junio de 2017

75 AÑOS DESPUES, EXPOSICIÓN COLECTIVA DE PINTURA A MIGUEL HERNÁNDEZ EN EL CICCA (LAS PALMAS G.C)


A Miguel Hernández

Me supo a tu nombre
la tierra que palpé,
por la que descalzo anduve
con las alpargatas al cuello;
las cañas, las del río,
barrotes me imaginé
llenándome de congoja;
asfixiándome, al pensarte,
fiel reflejo, indomable,     

de un campo de cebollas
que plañeron por ti.
Segoviana guitarra
que rompe a llorar
al escuchar recitar
un poema a la higuera.
Escudriñando mis entrañas
llegaron a mí tus lamentos,
junto a tristes golondrinas
e imágenes de espanto.
¿A ti qué te hicieron jilguero?
¿Por qué te amputaron tus alas?
Eres, Miguel, el rayo que no cesa,
el que me alumbra el camino,
el que señala el sendero.
Es la higuera de tu huerto
la que a mí me transmitió
el talante de tus versos.
Entre la arena y la piedra,
esa oda a Vicentazo,
por la ayuda que prestó...
¡cuánto me emocionó!
El último rincón, tosiendo,
me señalaste, yuntero,
antes de partir, treintañero,
a un campo de amapolas
de enrojecidos colores.
¡Tú juventud sí murió!
¡Tú verbo no feneció!
Tú, poquito poeta no eras…
ya lo apreció Juan Ramón.
Pocos poetas consiguen
conquistar los corazones
de todo el que les leyó.
          Juan Francisco Santana Dominguez 

En la trinchera del perdedor

Tú, pastor en peñascales, que transitabas senderos
de arcilla con boñiga de cabras
y aliento del pueblo: deja que los pájaros
muertos derramen sobre mi lecho
el regalo de tu arrullo.

Tú ­–campesino que festejabas el manar
de las ubres, las deidades de los álamos,
las estaciones, los cadáveres que se detenían
a respirar– no dejes que mi vida se nutra
del llanto que nadie pueda oír. 

Marido en la trinchera del perdedor,
me dijiste: tengo miedo
de confidentes que tiranizan las entrañas,
enmudecen la palabra, arrebatan la vida.
Pelotón de fusilamiento, ellos, los verdugos.


No temas, compañero del alma, compañero,
te despediré de la araña que hila
el tiempo, del sol y de los trigos,
de la amarga cebolla que alimentó
sueños de justicia y amanecer de libertad.
   
Y en la penumbra, yo, Josefina te dejaré
rozar mi vestido, disfrutar los escalofríos
y los miedos de aquel primer amor,
aliviar el fuego estéril de la vida,
compañero del alma, compañero.        
 Rosario Valcárcel


Elegía a García Lorca, primera. (fragmento)

Atraviesa la muerte con herrumbrosas lanzas,
y en traje de cañón, las parameras
donde cultiva el hombre raíces y esperanzas,
y llueve sal, y esparce calaveras.

Verdura de las eras,
¿qué tiempo prevalece la alegría?
El sol pudre la sangre, la cubre de asechanzas
y hace brotar la sombra más sombría.
El dolor y su manto
vienen una vez más a nuestro encuentro.
Y una vez más al callejón del llanto
lluviosamente entro.´                                  

Siempre me veo dentro
de esta sombra de acíbar revocada,
amasado con ojos y bordones,
que un candil de agonía tiene puesto a la entrada
y un rabioso collar de corazones.

Llorar dentro de un pozo,
en la misma raíz desconsolada
del agua, del sollozo, del corazón quisiera: donde nadie me viera la voz ni la mirada,
ni restos de mis lágrimas me viera.

Entro despacio, se me cae la frente
despacio, el corazón se me desgarra
despacio, y despaciosa y negramente
vuelvo a llorar al pie de una guitarra…





El pasado día 8 de junio el curador de arte Diego Casimiro celebró el 75 aniversario de la muerte del poeta dramaturgo Miguel Hernández con una exposición de pintura en la que participaron 30 pintores nacionales e internacionales.

Al acto asistieron el director de la Fundación CICCA, Fernando Fernández, pintores, escritores, gente del mundo social y cultural disfrutaron del evento. El día la inauguración los poetas Juan Francisco Santana y Rosario Valcárcel,  recitaron dos poemas de su propia autoría dedicados a Miguel Hernández.
 A continuación Osvaldo Cipriani, fotógrafo, actor, animador cultural, escenifica y declama el poema de la Elegía 1ª a García Lorca.

Y no faltó la buena música, la voz de la soprano Alma Anduix y el pianista Rayco Falcón que interpretaron un concierto de música barroca.

La exposición permanecerá abierta hasta el día 26 de julio en el Centro Cultural CICCA de Las Palmas de Gran Canaria, calle Alameda de colón, num 1.

Muchas felicidades a Diego Casimiro y a todos los que lo han hecho posible esta magnífica exposición. 

facebook/rosariovalcarcel






lunes, 19 de junio de 2017

MUERE LA ESCRITORA CANARIA, JULIA GIL

Después de una semana sin ordenador y sin móvil, casi fuera del mundo. Al llegar de nuevo a casa, me he enterado de la triste noticia. Una gran mujer, madre, abuela, profesora, escritora: Julia Gil, ha muerto.

Durante un tiempo Julia, vive una larga enfermedad, vive la cercanía de la muerte, esperando su terrible condena sin esperanza de indulto. Vive una muerte que se ensaña con ella, el último trance de un destino cruel, de un destino que cada día la estrecha con más fuerza, la abraza, e igual que una serpiente pitón, la ahoga, la ahoga.


Pero Julia era una mujer fuerte que sobrevivía con voz serena, que concebía la vida como un viaje, como una larga travesía por los vaivenes de la literatura, por las tinieblas de la paz y de la solidaridad, porque ella estaba segura de viajar en la dirección correcta y quizás para sentirse más viva comienza a publicar, y aunque lo hace tardíamente, escribe y escribe, quizás como una especie de liberación terapéutica.

O simplemente con ese deseo de reencontrarse con la verdad o con los paisajes que conoce, como el libro de poemas “Ciudad de espumas” Un libro en donde descubrí  la cercanía de la poeta, en donde sentí que caía bajo su magia, que me acercaba a sus emociones. Noté fluir esa corriente que ella crea entre el narrador y el lector.

Y sentí la emoción que lo sostiene y lo alimenta, el canto a las cosas pequeñas, los olores,  los sonidos que se quedan en el camino. Ese refugio al que todos terminamos volviendo, a la memoria.

Sebastián de la Nuez que prologó “Ciudad de espumas” señala “tienen las poesías de Julia Gil elementos narrativos y descriptivos integrados en un monólogo interior que apresa la intimidad y la complejidad de la vida (…)

Y es cierto porque Julia se inserta en las historias de los pueblos, concretamente en éste poemario se mete de lleno en la ciudad del Puerto de la Cruz y al igual que los juglares nos cuenta cosas sobre la realidad insular, los errores urbanísticos, la belleza y la destrucción del paisaje.

         Así lo vemos en el poema titulado “PLATANERAS”

Desde mi cueva todavía puedo/ sobrevolar un campo de plataneras /   -con palmeras y una hermosa araucaria- / flanqueado cada vez por más dúplex.

Ese refugio al que todos volvemos, ese refugio que es el manantial interior,  los sueños y las experiencias entrañables, como en el libro “Once trapecios al trasluz” en el que Julia Gil nos regala un conjunto de relatos, cargados de ternura y de sentimientos, siempre nuevos y siempre hermosos, y como suele ocurrir con muchos relatos infantiles –que son, en principio, cuentos para niños- los de ella van destinados a cualquier edad. La llegada de su nieta le ha hecho descubrir de nuevo el mundo, un mundo que en sus palabras parece no tener fin.

  …La niña va caminando por la hierba y encuentra a su abuela recostada en el tronco de una higuera con su traje blanco. Se abrazan y le ofrece a su nieta el olor de los manzanos y el roce de las hojas de los sauces, mientras la brisa esparce sus melenas…

Nos envuelve, quizás sin proponerlo en el mundo real, en el de las luchas diarias, los problemas familiares, los niños, los animales domésticos y la naturaleza. Contados en esa frágil frontera donde lo cotidiano se funde con lo maravilloso hasta rodearnos en un entorno biográfico como el último libro titulado “Simbiosis con Bruno” que presentó en la Feria del libro de Santa Cruz de Tenerife, 2017 y que lo dedica a uno de sus nietos.

Julia Gil nació en Santa Cruz de Tenerife. Estudió Filología Románica en la Universidad de La Laguna. En 1999 vio la luz su primer libro de poemas: Tiempo de pasión. Tiempo de destrucción. Otros de sus poemarios son Grabados en mi infancia (2000); Vuelo, posada, remanso (2003), De olvidos y de existencias (2004) y Ciudad de Espumas (2007). Con Ediciones Idea publicó la novela Como tú eres así (2006), el libro de relatos Once trapecios al trasluz (2010) y los poemarios Ruta de las setas (2009)

Casada con el profesor universitario José Luis Escohotado, Julia Gil tuvo cuatro hijos y cinco nietos.

A partir de los años ochenta no escamoteó un solo esfuerzo en ayudar y colaborar  activamente con colectivos pacifistas y de solidaridad, en esas zonas que amurallan vidas de hombres y mujeres, especialmente en  pueblos centroamericanos, infundiendo la esperanza de que quizás algún día podremos vivir en un mundo mejor.

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

miércoles, 7 de junio de 2017

DESCUBREN EN MARRUECOS LOS FÓSILES DE LOS PRIMEROS “HOMO SAPIENS”

Los hallazgos datan de hace unos 300.000 años y representan la evidencia fósil más antigua y seguramente datada de la especie humana

Un equipo de investigación internacional dirigido por Jean-Jacques Hublin, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, en Leipzig, Alemania, y Abdelouahed Ben-Ncer, del Instituto Nacional de Arqueología y Patrimonio (INSAP), en Rabat, Marruecos, han descubierto huesos fósiles de ‘Homo sapiens’ con herramientas de piedra y huesos de animales en Jebel Irhoud, Marruecos.

Los hallazgos datan de hace unos 300.000 años y representan la evidencia fósil más antigua y seguramente datada de la especie humana, según los autores, ya que es una fecha 100.000 años antes que los anteriores fósiles de ‘Homo sapiens’ más antiguos. Los descubrimientos --detallados en dos artículos que se publican en la edición de este jueves de la revista ‘Nature’-- revelan una compleja historia evolutiva de la humanidad que probablemente involucró a todo el continente africano.

Tanto los datos genéticos de los seres humanos actuales como los restos fósiles apuntan a un origen africano del ‘Homo sapiens’. Anteriormente, los fósiles de esta especie más antiguos y con datación segura eran conocidos del sitio de Omo Kibish, en Etiopía, fechado en hace 195.000 años. En Herto, también en Etiopía, un fósil ‘Homo sapiens’ está fechado hace 160.000 años.

Hasta ahora, la mayoría de los investigadores creían que todos los seres humanos que vivían hoy descendían de una población que vivía en Africa Oriental hace unos 200.000 años. “Solíamos pensar que había una cuna de la humanidad hace 200.000 años en el este de Africa, pero nuestros nuevos datos revelan que el ‘Homo sapiens’ se extendió por todo el continente africano hace unos 300.000 años. Mucho antes de la dispersión fuera de Africa del ‘Homo sapiens’, hubo dispersión dentro de Africa”, dice el paleoantropólogo Jean-Jacques Hublin.

El sitio marroquí de Jebel Irhoud ha sido bien conocido desde la década de 1960 por sus fósiles humanos y por sus artefactos de la Edad Media de la Edad de Piedra. Sin embargo, la interpretación de los homínidos de Irhoud ha sido complicada por las persistentes incertidumbres que rodean su edad geológica. El nuevo proyecto de excavación, que comenzó en 2004, dio lugar al descubrimiento in situ de nuevos fósiles de ‘Homo sapiens’, aumentando su número de seis a 22.

Estos hallazgos confirman la importancia de Jebel Irhoud como el sitio más antiguo y más rico de homínidos de la Edad Media de la Edad de Piedra en Africa, una etapa temprana de nuestra especie. Los restos fósiles de Jebel Irhoud comprenden cráneos, dientes y huesos largos de al menos cinco individuos. Para proporcionar una cronología precisa de estos hallazgos, los investigadores utilizaron el método de datación por termoluminiscencia sobre pedernales calentados encontrados en los mismos depósitos. Estos pedernales eran de aproximadamente hace 300.000 años y, por lo tanto, empujan hacia atrás los orígenes de nuestra especie en 100.000 años.

“Los sitios bien datados de esta época son excepcionalmente raros en África, pero tuvimos la suerte de que muchos de los artefactos de pedernal de Jebel Irhoud habían sido calentados en el pasado”, dice el experto en geocronología Daniel Richter, del Instituto Max Planck en Leipzig (Alemania). “Esto nos permitió aplicar métodos de datación de termoluminiscencia sobre los artefactos de pedernal y establecer una cronología consistente para los nuevos fósiles de homínidos y las capas sobre ellos”, explica Richter.

LA MORFOLOGIA FACIAL HUMANA, DESDE EL INICIO

Además, el equipo pudo recalcular una edad directa de la mandíbula Jebel Irhoud 3 encontrada en los años 60, que había sido previamente fechada en hace 160.000 años atrás por un método especial de datación por resonancia de spin de electrones. Utilizando nuevas medidas de radioactividad de los sedimentos de Jebel Irhoud y como resultado de mejoras metodológicas, la nueva edad calculada de este fósil está de acuerdo con las edades termoluminiscentes y mucho más antiguas de lo que se había realizado anteriormente. “Utilizamos métodos de datación de vanguardia y adoptamos los enfoques más conservadores para determinar con precisión la edad de Irhoud”, añade Richter.

El cráneo de los seres humanos modernos que viven hoy se caracteriza por una combinación de rasgos que nos distinguen de nuestros parientes fósiles y antepasados: una cara pequeña y una caja del cráneo globular. Los fósiles de Jebel Irhoud exhiben un rostro y dientes de apariencia moderna y una coraza grande, pero de apariencia más arcaica. Hublin y su equipo utilizaron exploraciones micro tomográficas computarizadas de última generación y análisis de forma estadística basados en cientos de medidas 3D para mostrar que la forma facial de los fósiles de Jebel Irhoud es casi indistinguible de la de los seres humanos modernos que viven hoy.

Sin embargo, en contraste con su morfología facial moderna, la cría de Jebel Irhoud conserva una forma arcaica algo alargada de la cintura. “La forma interna de la caja del cráneo refleja la forma del cerebro”, explica el paleontólogo Philipp Gunz, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig. “Nuestros hallazgos sugieren que la moderna morfología facial humana se estableció desde el principio en la historia de nuestra especie y que la forma cerebral y posiblemente el cerebro, que se desarrolló dentro del linaje del ‘Homo sapiens”, dice Philipp Gunz.

Las comparaciones de ADN antiguo extraído de ‘Neanderthales’ y denisovanos al ADN de los seres humanos actuales revelaron diferencias en los genes que afectan al cerebro y el sistema nervioso. La morfología y la edad de los fósiles de Jebel Irhoud también corroboran la interpretación de un enigmático cráneo parcial de Florisbad, al sur Africa, como uno de los primeros representantes del ‘Homo sapiens’.

Los primeros fósiles ‘Homo sapiens’ se encuentran en todo el continente africano: Jebel Irhoud, Marruecos (300.000 años), Florisbad, Sudáfrica (260.000 años) y Omo Kibish, Etiopía (195.000 años), lo que indica una compleja historia evolutiva de nuestra especie, posiblemente involucrando a todo el continente africano. “Se ha descuidado el norte de Africa en los debates sobre el origen de nuestra especie. Los espectaculares descubrimientos de Jebel Irhoud demuestran las conexiones estrechas del Magreb con el resto del continente africano en el momento de la emergencia del ‘Homo sapiens”, dice Abdelouahed Ben-Ncer. Los fósiles se encontraron en depósitos que contenían huesos de animales que mostraban evidencia de haber sido cazados, siendo las gacelas la especie más frecuente.

Las herramientas de piedra asociadas con estos fósiles pertenecen a la Edad Media de Piedra y los artefactos de Jebel Irhoud muestran el uso de técnicas de Levallois y las formas puntiagudas son las más comunes. La mayoría de las herramientas de piedra se hicieron de sílex de alta calidad importados en el sitio. Las hachas de mano, una herramienta comúnmente encontrada en sitios antiguos, no están presentes en Jebel Irhoud.

Los conjuntos de artefactos de la Edad Media de Piedra, como el que se recuperó de Jebel Irhoud, se encuentran en toda África en este momento y probablemente hablan de una adaptación que permitiera que el ‘Homo sapiens’ se dispersara a través del continente.

“Los artefactos de piedra de Jebel Irhoud parecen muy similares a los de depósitos de edad similar en el este de Africa y en el sur de Africa --dice el arqueólogo del Instituto Max Planck, Shannon McPherron--. Es probable que las innovaciones tecnológicas de la Edad Media de Piedra en África estén relacionadas con la aparición del ‘Homo sapiens”.

Los nuevos hallazgos de Jebel Irhoud elucidan la evolución del ‘Homo sapiens’ y muestran que nuestra especie evolucionó mucho antes de lo que se pensaba anteriormente. La dispersión del ‘Homo sapiens’ en toda África alrededor de 300.000 años es el resultado de cambios tanto en la biología como en el comportamiento.

artículo tomado de La razón.es 

domingo, 4 de junio de 2017

JUAN GOYTISOLO HA MUERTO HOY, 4 DE JUNIO 2017, EN MARRAKECH

Alguna noche

Alguna noche -las fogatas eran
de dolor o de júbilo-
la casa te veía desertar.
                                                                     
Te abrías a una vida
distinta, a un mundo
alegre como los ojos de un dios:
voces mayores, fuegos de artificio,
inacabable noche de San Juan
en tu estancia vacía...

El tiempo se agrandaba en los rincones,
se detenía en torno al corazón,
mientras el estruendo proseguía,
lejos, lejos, quién sabe si real.

Después, todo más claro:
los sonidos pequeños, el crujido de un mueble
la lluvia en el desván.

Nueva vida a las cosas, el alba aparecía,
y tú llegabas, amorosamente.




Como la piel de un fruto, suave...

Como la piel de un fruto, suave
a la amenaza de los dientes,
iluminada, alegre casi,
ibas camino de la muerte.

La vida estaba en todas partes:
en tu cabello, sobre el césped,
sobre la tierra que añorabas,
sobre los chopos,  por tu frente...

Todo pasó, tal un verano,
sobre tu carne pura y breve.
Como la piel de un fruto, ¡eras
tan olorosa y atrayente!

Así...
Algunas veces llego
presuroso, rodeo
tus rodillas, toco
tu pelo. ¡Ay Dios, quisiera
decirte tantas cosas!
Te compraré un pañuelo,
seré buen chico, haremos
un viaje....No sé,
no sé lo que me pasa.
Quiero morir así,
así en tus brazos.

 Juan Goytisolo nació en Barcelona en 1931 en el seno de una familia de la burguesía de origen vasco-catalán. Su madre murió en un bombardeo en la guerra civil española y el padre se posicionó a favor del franquismo. Esta infancia difícil quizás influyó en el nacimiento de la vocación literaria en los tres hermanos varones; Juan, José Agustín y Luis, aunque cada uno de ellos eligió formas distintas y muy personales de creación.
En 1956 Juan se marchó a vivir a París, donde se casó con Monique Lange, a la que había conocido en la editorial Gallimard, de la que era asesor literario. Monique era una gran amiga de Jean Genet, el cual influirá notablemente en Juan Goytisolo.
A pesar de haber nacido en Barcelona, se ha considerado una especie de apátrida, tal como se define él mismo en sus novelas autobiográficas, aunque desde 1996 reside habitualmente en Marrakesh. En Coto vedado el escritor va alternando los pasajes de su biografía, por orden cronológico, desde un punto de vista de escritura tradicional, con largos párrafos creativos, donde experimenta con nuevas formas expresivas.

Juan Goytisolo es el escritor más camaleónico, interesante y comprometido con el mundo contemporáneo, de la España actual.

Juan Goytisolo forma parte del Parlamento Internacional de Escritores y es presidente del jurado de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO. En junio de 2001 fue nombrado miembro honorario de la Unión de Escritores de Marruecos (UEM) "en reconocimiento a sus posturas en favor de Marruecos y de su cultura".

Ha sido distinguido con el Premio Cervantes 2014.

4 DE JUNIO, 2017

sábado, 3 de junio de 2017

"NO ES PARA TODOS, EL AMOR"


El amor, golpe seco y duro.
Me ha dolido...vaya si me ha dolido... estaba vivo aún.

No se domestica ni satisface, el amor
No hay piedad alguna, en el amor.
Para caídos y débiles, no es... el amor.
Del amor no se habla... silencio, latidos y jadeos... en el amor.
No es para todos.

El amor no precisa de nosotros... de nada, ni de nadie...
Sobran sábanas de satén...
Nada suave. Nada suave o dulce para beber...
Salvo el jugo de la pasión envuelta en llamas: pasión atemporal, acribillada por el milagro del recuerdo...
El amor, lección inútil de vida y muerte... el amor no es para todos.
Hemos nacido, nunca para aprender el amor... no es para todos... nacidos para aprender nunca... el amor
Y vendrá por tú alma... el amor... amor sin años.

Hay un letrero sobre la puerta
Dice: no hay salida
Cenizas y humo no pueden competir
Ni siquiera el averno toma su calor... el amor no es para todos.
No importa lo que dice... el letrero sobre la puerta de salida...
No se puede sobrevivir allí, no hay manera...

Así que hoy me quedaré a jugar con su fuego sobre la tierra
Hoy me quedaré y jugaré con su fuego sobre su cuerpo...
Su fuego sobre mi cuerpo...

No es para todos, el amor.
EDUARDO SANGUINETTI, FILÓSOFO
 Y POETA ARGENTINO

martes, 30 de mayo de 2017

PEDRO LEZCANO, POETA COMPROMETIDO

Oda a la muchacha de la paz

Yo vi mi luz primera en unos ojos
serenos de muchacha.
Y si nacer es ver la luz primera,
mujer, tú eres mi patria.
Aprendí desde entonces
que mi patria era hembra y era ancha
y que en su vientre, henchido de futuro,
estaba la esperanza.
Cuando digo mujer digo sus hijos
y digo el agua clara que los baña
y digo el horizonte al que se asoma
cuando espera mi vuelta en la ventana.
Cuando digo mujer digo mujeres
en todas las ventanas asomadas
sobre las anchas tierras
que junto al hombre labran.
Dulce muchacha América,
dulce señora África,
dulce mujer Europa,
dulce novia Canarias.
Mi patria es cualquier sitio
donde la paz se asoma a la ventana.
Y no donde los hombres y los buitres
viven de la carroña y la guadaña,
donde los carniceros de la guerra
venden a bajo precio las entrañas.
¡Hay que matar la muerte,
ganar a la violencia la batalla!
Por la muchacha universal que espera:  su corazón es un tambor que llama.
Compatriotas del amor, unámonos
en el himno de amor de su palabra,
bajo el mando estrellado de sus ojos,
tras la bandera limpia de su falda.



Consejo de paz
A Fernando Sagaseta

1
Muchachos que soñáis con las proezas
y las glorias marciales.
Bajaos del corcel, tirad la espada;
los héroes ya no existen o están en cualquier parte.
Llegará la hora cero de ser héroes
cualquier día cruzando cualquier calle.

2
Contables misteriosos
cerrarán un balance.
Decretarán la nada entre los hombres
misteriosos contables.
Cuando en los hondos sótanos,
valientes y cobardes
recen al Alto Mando
por un soplo de aire.
No los oirá ni Dios, que está más cerca;
no los oirá ya nadie.

3
Negación de los nombres.
Negación de las frases.
Si no sois primavera, espuma o viento,
Fuerzas de Tierra, Mar y Aire;
si el vendaval no sois ni la semilla,
ni la lluvia que nace de los mares,
usurpadores sois de las palabras
nobles y elementales.

4
Homicidas sin culpa se disfrazan
del color de la tierra y de los árboles,
con floridos ramajes en las frentes,
como en las bacanales...
Pero no son alegres las canciones
que inspira el mosto de la sangre.

5
Muchachos soñadores de epopeyas,
escuchadme:
El pecho es el lugar que se designa
para el balazo de los mártires.
El pecho, nave heroica
donde retumba el corazón amante,
donde el plomo penetra limpiamente
como en templo de sangre...
Pero sucia de barro y excremento,
cae la estatua de Marte.
Vuestras definiciones,
vuestras sabias verdades,
la inteligencia es pus sobre las frentes
de miles de cadáveres.
Y en la tierra abonada por la muerte
sólo he visto crecer la flor del hambre.

Muchachos soñadores,
bajaos de corcel, tirad el sable.
Cuando las botas pisen los olivos
y su símbolo aplasten,
coged su savia espesa, echadla al mar,
y veréis cómo aplaca tempestades.

Poema de la maleta

Ya tengo la maleta,
una maleta grande, de madera:
la que mi abuelo se llevó a La Habana,
mi padre a Venezuela.
La tengo preparada: cuatro fotos,
una escudilla blanca, una batea,
un libro de Galdós y una camisa
casi nueva.
La tengo ya cerrada y rodeándola
un hilo de pitera.
Ha servido de todo. Como banco
de viajar en cubierta,
y como mesa y, si me apuran mucho,
como ataúd me han de enterrar en ella.
Yo no sé dónde voy a echar raíces.
Ya las eché en la aldea.
Dejé el arado y el cuchillo grande,
las cuatro fanegadas de la vieja.
- La hostelería es buena, me dijeron.
Y cogí la bandeja.-
Si señor, no señor, lo que usted mande,
servida está la mesa.
Yo por vivir entre los míos hago
lo que sea.
Vi a las mujeres pálidas del norte
arrebatarse como hogueras
y llevarse las caras como platos
de mojo con morena,
tanto que aquí no dejan ni rubor
para tener vergüenza.
Vi vender nuestras costas en negocios
que no hay quién los entienda:
vendía un alemán, compraba un sueco,
¡y lo que se vendía era mi tierra!
Pero no importa, me quedé plantado.
Aquí nací, de aquí nadie me echa.
(Hasta que el otro día lo he sabido,
y he hecho de nuevo la maleta.)
He sabido que pronto van a venir de afuera
técnicos de alambrar los horizontes,
de encadenar la arena,
de hacer nidos de muerte en nuestras fincas,
de emponzoñar el aire y la marea,
de cambiar nuestros timples por tambores,
las isas por arengas,
las palabras de amor por ultimátums,
por tumbas las acequias.
Si se instalan los técnicos del odio
sobre nuestras laderas,
los niños africanos, desvelados
bajo la lona de sus tiendas,
mirarán con horror las siete islas,
no como siete estrellas,
sino como las siete plagas bíblicas,
las siete calaveras
desde donde su muerte, y nuestra muerte,
indefectiblemente se proyectan.
Yo por mi parte cojo la maleta.
La maleta que el viejo
se llevó a las Américas
en un barquillo de dos proas,
¡Qué valientes barquillas atuneras!
Tienen dos proas, una a cada lado,
para que nunca retrocedan.
Vayan a donde vayan siempre avanzan.
¿Quién dijo popa? ¡Avante a toda vela!
Y yo.voy a marcharme, reculando.
Voy a dejar que crezca
sobre esta tierra mía
toda la mala hierba.
Voy a volver la espalda al forastero
que vendrá con sus máquinas de guerra
para ensuciar de herrumbre las auroras,
de miedo las conciencias.
Pensándolo mejor, voy a sacar de la vieja maleta
el libro, la escudilla, la camisa,
la batea, voy a pintar y a barnizar de nuevo
su gastada madera,
voy a quitarle el hilo y a ponerle
la cerradura nueva.
Y con ella vacíame acercaré a la Isleta,
y al primer forastero de la muerte
que llegue a pisar tierra
se la regalo, para siempre suya,
y que la use y nunca la devuelva.
¡No quiero más maletas en la historia de la insular miseria!
Ellos, ellos, que cojan ellos la maleta.
Los invasores de la paz canaria
que cojan la maleta.
Los que venden la tierra que no es suya
que cojan la maleta.
Los que ponen la muerte en el futuro
que cojan la maleta¡
Que cojan la maleta,
que cojan para siempre la maleta!

Las Islas Canarias han sido tradicionalmente tierra de poetas, populares y “cultos”. Esa diferencia entre lo popular y lo culto no estaba tan clara para Pedro Lezcano Montalvo, poeta, ajedrecista y político español (1920-2002), quien quiso ser poeta del pueblo desde el más alto conocimiento de la literatura. Afirmaba Carlos Pinto Grote, a quien consideraba su hermano, que era uno de los mejores poetas españoles de su tiempo.

En sus años universitarios en la capital de España, frecuenta a los garcilasianos. Escribe cuentos, teatro. Traba amistad con los garcilasianos, con José García Nieto, con Cela, Vicente Alexaindre y otros intelectuales de la posguerra.  

Influenciado inicialmente por los poetas del 27, especialmente por  Miguel Hernández, admirador de los vates isleños Saulo Torón, Tomás Morales y Alonso Quesada  -a los que considera padres espirituales de una obra poética nacida en las Islas pero con vocación universal-, alterna desde sus primeros poemarios publicados la poesía popular con la de contenido social y humanístico, sin despreciar la lírica más existencialista y amorosa. El propio Dámaso Alonso sería uno de sus críticos literarios más entusiastas cada vez que un poemario suyo salía a la calle.

De su obra en prosa hay que destacar La ruleta del Sur (1956), Desconfianza (1945), Diario de una mosca (1994) y Cuentos sin geografía y otras narraciones (1968). De su obra poética quizás sean La Maleta (1982) y Consejo de Paz las más conocidas, pero también hay que mencionar libros como Cinco Poemas (1944), Romancero canario (1946), Paloma o herramienta (1989) y Romance del tiempo (1950).

Pedro estuvo comprometido con la sociedad, es decir, con la visión universal que reclama mundos en libertad y exige el imperativo de la justicia social. Es uno de los cinco poetas que compusieron Antología cercada (1947), obra crítica  que convierte al ser humano –y a los poetas- en su protagonista principal, denuncia contra los cercos que aprisionan en la España franquista y cuya reedición (2012) debemos al Cabildo grancanario (gobernaba el PP).

Pedro Lezcano obtuvo el Premio Canarias de Literatura. Siempre trató de que en su obra estuvieran incorporadas todas las voces, por eso su poesía se acabó convirtiendo en un canto universal a Canarias.


Nota: Por el poema, de nombre "consejo de paz", Pedro Lezcano y Salvador Sagaseta, el periodista que había aludido al mismo en la página literaria dirigida por él en el Diario de Las Palmas, fueron sometidos a un consejo de guerra. Pedro fue condenado a arresto domiciliario y Salvador Sagaseta fue castigado con la cárcel.

domingo, 28 de mayo de 2017

Un primer caballero entre primeras damas: la foto viral de la cumbre de la OTAN

 Gauthier Destenay, esposo del primer ministro de Luxemburgo, roba el protagonismo a Melania Trump y Brigitte Macron.

 La esposa del presidente de EEUU, Melania Trump, y la del francés, Brigitte Macron, estaban llamadas a acaparar ayer todo el protagonismo de la otra cumbre, el programa paralelo para consortes lejos de la reunión de la OTAN en Bélgica. Una agenda paralela entre museos, tiendas de lujo y el Palacio Real en Bruselas.



Sin embargo, cuando llegó la hora de la foto de familia, todos los ojos se desplazaron hacia el marido de Xavier Bettel, el primer ministro de Luxemburgo. Gauthier Destenay fue el único hombre de la imagen, icono de la ruptura que supone que un jefe de gobierno hable abiertamente de su homosexualidad, se comprometa con su pareja y comparta con ella las grandes citas mundiales. Todo un primer caballero entre primeras damas. Ni la norteamericana ni la francesa, ni la turca Emine Erdogan con su pelo cubierto ni la anfitriona, la reina Matilde de Bélgica.

EFEDe izquierda a derecha: la primera dama francesa, Brigitte Trogneux; la primera dama turca, Emine Gulbaran Erdogan; la primera dama estadounidense, Melania Trump; la reina Matilde de Bélgica; la mujer del secretario general de la OTAN, Ingrid Schulerud; la mujer del presidente búlgaro Desislava Radeva; la mujer del primer ministro belga, Amelie Derbaudrenghien; y en la segunda fila: el marido del primer ministro de Luxemburgo, Gauthier Destenay; la mujer del primer ministro esloveno, Mojca Stropnik; y la primera dama finlandesa, Thora Margret Baldvinsdottir.

Xavier Bettel se casó en mayo de 2015 con su pareja de hecho desde 2010, el arquitecto belga Gauthier Destenay, en lo que fue una de las primeras bodas homosexuales en el Gran Ducado, meses después de que el Parlamento aprobase la unión legal entre personas del mismo sexo. Destenay ha destacado siempre por su discreción, hasta el punto de que se conocen pocos detalles de su vida.

Nadie llamó tanto la atención como él, hasta el punto de que su imagen, sobria, sonriente, se ha convertido en un acontecimiento viral en las redes sociales. Pero él está ahí porque es el esposo del primer ministro de Luxemburgo y reivindica su sitio.

Algún día la estampa será tan natural que dejará de ser noticia, pero mientras.



  • Redacción ElHuffPostAgencias

viernes, 26 de mayo de 2017

UN POETA JOSÉ VALENTE.


 Ahora no tienes, corazón, el vuelo...

Ahora no tienes, corazón, el vuelo
que te llevaba a las más altas cumbres.

Lates, reptante, entre las hojas secas
del amarillo otoño.

¿Y hasta cuándo en la secreta larva de ti?

¿Volverás a nacer en la mañana,
a respirar la frialdad del aire
donde hay un pájaro?
                                              ¿Lo oyes?

Canta arriba, en las cimas,  como tú, como entonces.

Tú eres sólo latir cobijado en lo oscuro.

Al pájaro que fuiste dedicas este canto.

                                                                                 (El vuelo) 


El adiós

Entró y se inclinó hasta besarla
porque de ella recibía la fuerza.

(La mujer lo miraba sin respuesta.)

Había un espejo humedecido
que imitaba la vida vagamente.
Se apretó la corbata,
el corazón,
sorbió un café desvanecido y turbio,
explicó sus proyectos
para hoy,
sus sueños para ayer y sus deseos
para nunca jamás.

(Ella lo contemplaba silenciosa.)

Habló de nuevo. Recordó la lucha
de tantos días y el amor
pasado. La vida es algo inesperado,
dijo. (Más frágiles que nunca las palabras.
Al fin calló con el silencio de ella,
se acercó hasta sus labios
y lloró simplemente sobre aquellos
labios ya para siempre sin respuesta.

"A modo de esperanza" 1955

José Ángel Valente,  poeta, narrador y ensayista, nació en Orense el 25 de abril del año 1929 y falleció en Ginebra el 18 de julio de 2000.

 Su trayectoria profesional comienza cuando aún es un estudiante que despunta como poeta, formando parte del “Grupo Poético de los 50”, dentro del cual representa a la poesía como una vía del conocimiento. En la década de los 60 su poesía evoluciona siguiendo una corriente llamada "poesía del silencio", desligándose así del movimiento poético de mitad de siglo. En este periodo destacan obras como A modo de esperanza (1954), Premio Adonais en ese año, Poemas de Lázaro (1960), Premio de la Crítica, La memoria y los signos (1966) o Siete presentaciones (1967).

Su poesía presentó una peculiar evolución, partiendo de una coherencia con la Generación del 50, para finalmente girar en torno al misticismo desarraigado de cualquier creencia religiosa. Entre sus más de dos decenas de poemarios publicados, destacan los títulos "A modo de esperanza", "Tres lecciones de tinieblas" y "Fragmentos de un libro futuro". Contamos con una completa selección de sus poemas, donde sobresale "Poeta en tiempo de miseria". A través de su trabajo ensayístico, también abordó temáticas abstractas y le interesó especialmente la pintura. Algunos de sus libros más importantes son "Las palabras de la tribu" y "Hermenéutica y mística".

Valente tuvo una de las carreras más brillantes de la literatura española, y el Premio Adonais o el Nacional de Poesía (el cual obtuvo en dos ocasiones)

 A lo largo de su vida residió en lugares como Madrid, París, Oxford o Ginebra pero, finalmente, no pudo resistirse a Almería, a su “irrenunciable luz”. Aquí llegó para quedarse.

Foto José Valente, (tomada redes sociales)




jueves, 18 de mayo de 2017

CUBA, LA ISLA EN VERSO


Siempre soñé con ir a Cuba. Y después de varias tentativas frustradas, por fin llegó la oportunidad: mezclar literatura y ocio. Y tuve suerte porque nos invitaron al “Sexto Encuentro de la Isla en Verso” en la isla caribeña. Un Congreso de escritores en los que participaron españoles y una decena de países latinoamericanos. El objetivo era interrelacionar la poesía, la cultura, brindar una oportunidad de encuentro y reafirmación de la diversidad.




Kiuder Yero Torres junto con su esposa Yuricel y un grupo de universitarios voluntarios organizaron desde la Habana a Holguín, pasando por Cien fuegos, Las Tunas, Santa Clara, Sierra del Rosario, Pinar del Río y otros lugares... conferencias, presentaciones de libros, recitales poéticos, artistas escénicos, trovadores… la celebración para la música y las artes plásticas con la exposición de fotografías del poeta mexicano Francisco Navarro Ruiz.  

Días pletóricos e intercambio de escritores de una orilla a otra, en las que podría destacar a algunos de ellos, pero ya se sabe que en estos casos siempre se olvida a alguien, así que nombraré solo a un poeta cubano excelente, Roberto Manzano.

Nosotros llegamos unos días antes a Cuba. Yo quería sentir el júbilo, el tintineo, las bandas de música, envolverme en el latido del:

 -Vacilón que rico vacilón Cha cha cha que rico cha cha cha… de la Habana Vieja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Así que visitamos las calles y las plazas del casco histórico: El Floridita, la Catedral, la Plaza, el convento de San Francisco de Asís. Contemplamos El Coliseo, la iglesia ortodoxa Nuestra Señora de Kaza con sus cúpulas de oro y cobre, el Gran Teatro de La Habana…

Y recordé aquella época de los sesenta que Manuel Vázquez Montalbán llamó “edad de la inocencia” en la que, según los historiadores, un pequeño grupo de guerrilleros había conseguido lo imposible: acabar con un gobierno totalitario y plantar cara a Estados Unidos. Fue el momento en que escritores, artistas e intelectuales pasaron por La Habana para conocer a Fidel Castro y a Ernesto Guevara y a su revolución.

Muchos conflictos surgieron con los escritores pero mantuvo relaciones con algunos como Hemingway, ya que la imagen de Fidel y la de Cuba saldrían beneficiadas de cara al mundo y al incremento del turismo. Lo cierto, fue que polémicas aparte, lo que nadie puede poner en duda es que, Fidel marcó la historia de la literatura de la segunda mitad del siglo XX.

Vivimos el flujo y el reflujo de los transeúntes, de vendedores y artistas callejeros, de las tienditas de artesanos, con aspecto soñoliento, que me recordaron a aquellas otras de mi niñez en las que yo solía visitar en busca de un polo de hielo o de un trozo de chocolate.

Descubrimos en la Plaza de la Catedral a unas señoras que vestidas a la moda cubana, eran el centro de todas las miradas mientras leían la suerte en la baraja a clientas maduras que quizás al escucharlas pensaban: - ¡Si pudiéramos empezar de nuevo a vivir!

Observamos edificios coloniales derruidos, antiguas casas solariegas, elegantes, con aspecto de haber sufrido un terremoto, habitadas por familias numerosas en las que ondean desde las ventanas ropas y más ropas recién lavadas. Y nos sorprendió ver inmuebles, mansiones y palacetes en vías de reconstrucción, tejiendo un tiempo nuevo, tanto que pensé que en un futuro no tan lejano, la maravillosa Habana no tendrá nada que envidiar a las grandes ciudades europeas.

Y entre mojito y mojito disfruté del placer de la conversación en La Bodeguita del Medio, por donde han pasado visitantes célebres como Ernest Hemingway, Pablo Neruda… Y entendí el sueño de los cubanos de una situación estable con una organización próspera. Nadie parece tener dinero. ¡Qué difícil es ganarse la vida allí, sobrevivir! Sin embargo, se las arreglan, no sé cómo.

Porque a pesar de que la educación y los servicios de salud son gratuitos, el internet es muy lento, leer prensa libre no está siempre al alcance, los anaqueles de algunos supermercados están vacíos y el único partido político legal en Cuba es el Partido Comunista (PCC). Entonces comprendí el alivio, que podría ejercer en el futuro, para la economía y la apertura de la mente, el incremento anual de visitantes al país.


Entendí el por qué se aferran a la belleza del baile, a la melodía que se mueve como una ola al ritmo alegre de: Guantanamera, guajira guantanamera / Guantanamera, guajira guantanamera, o la candencia triste que glorifica la figura de Che Guevara: Aprendimos a quererte / Desde la histórica altura / Donde el sol de tu bravura / Le puso un cerco a la muerte…

Disfruté de una Habana culta que exporta ingenieros, médicos, maestros, y de la que se comenta que hace bien poco existía cartilla de racionamiento. Una Habana con bicicletas- taxis y coches-taxis pintados de color fucsia, turquesa, blanco, esmeralda… La mayoría modelos americanos de los años cincuenta a los que se les escucha repiquetear los motores con un ritmo frenético. Gozamos también del largo de la costa de la capital, de los ocho kilómetros del Malecón, de ese Malecón que Lezama decía:

Al pie de las murallas / el aire tartamudo / desliza sus sirenas, / plata mansa sin hoy/ mana sus lunares/ entre lunas cansadas… que se a cercan por allí:

-Qué tal amiga, me dijo uno de ellos casi con un ronroneo acariciante, mientras me guiñaba un ojo.

Y observamos unos pocos pescadores que por la mañana tienden a media altura el sedal y esperan y esperan, como si ese fuera su destino, mientras recorren con los ojos a las turistas.

Pero lo mejor en el Malecón es la noche, cuando la luz es opaca y la vida fermenta en gestos y costumbres, y las jóvenes engalanadas con pedrerías y unos tacones de 8 centímetros sacuden el cuerpo al ritmo de guitarras, y se acercan al mar, a ese invento que toma cuerpo y se agita libremente y rompe su oleaje cuando escucha las alegrías y los problemas de las familias, de la gente de la cultura, cuando escucha las cotidianidades.

Pero nosotros habíamos llegado a Cuba con una  pequeña ayuda del programa de Canarias Crea, para participar en el “Sexto Encuentro de la Isla en Verso” y en las actividades que con motivo de las Romerías de Mayo se organizan en Holguín. Encuentros entre generaciones de artistas, intelectuales y promotores culturales de decenas de países. Y que este año recordaban la figura de Fidel y El Ché. Con el lema “De no hay hoy sin ayer.

Y participamos en un cruce de lenguajes entre argentinos, mejicanos, noruegos, alemanes, costarricenses y otros más. De una noche especial en la Casa de Canarias en Holguín en donde se hizo referencia al emigrante isleño como ellos llaman a los canarios y, recordaron a los palmeros, hombres y algunas mujeres que llegaron a Cuba para probar suerte con el deseo de mejorar sus condiciones socio-económicas. Recordamos que la madre de José Martí era tinerfeña…

Y por la noche hubo encuentros y sonrisas, grupos de bailes folclóricos, cantos canarios, el abrazo y la ternura de la poesía y un recital poético en donde intervinieron Benita López Peñate, Luis León Barreto, Rosario Valcárcel y dos grandes del teatro: Pilar Rey y Antonio Abdo con un poema de Arturo Maccanti: titulado El tiempo y una ciudad

Tantos días pasando por aquí/ triste o alegre con la vida/ pasando por aquí o con la costumbre / de la  vida –es igual- pero pasando/ siempre por esta calle, y esta plaza/ con árboles; y el oro viejo/ del otoño, dorándome la pena

Y el humor de Don Fito que protagonizó un espectáculo divertido ironizando las carencias y los trajines de su país. Y también por qué no decirlo hubo imposiciones y órdenes en espacios acompañados de presentaciones de libros y de encuentros.

Y dos invitados de excepción el curador de arte Diego Casimiro, un profesional en los saberes de la exposición y manejo en las obras de arte que asistió al encuentro con un programa especial. Visitó Galerías, Salas Exposiciones y Centros Culturales todas ellas acompañado de las guías culturales de la Organización.
Realizó entrevistas con técnicos, entablaron opiniones y posibilidades de futuras colaboraciones con exposiciones entre Canarias y Cuba.

Y la soprano Alma Anduix, que interpretó en el Conservatorio de música de Holguín: Del Barroco al bel canto, con piezas de Vivaldi Haendel, Rossini y Verdi acompañada por dos pianistas del Conservatorio y la participación del joven barítono Nelson Martínez, que con solo 23 años ha sido concursante en el famoso certamen Operalia organizado por Plácido Domingo. Nos obsequió con la interpretación del aria Eri Tu de la ópera italiana “Un ballo in Maschera”.

Y antes de dejar la isla volvimos a las calles, a las cuestas zigzagueantes, y a las grandes y anchas avenidas, a las placitas adoquinadas y a la Plaza de la Revolución en la Habana y nos hicimos fotos en el monumento a José Martí y con Camilo Cienfuegos y el Che Guevara y de nuevo visitamos la Habana Vieja, la Fundación de Alejo Carpentier, los puestos de libros y los museos. Entonces bañados en el aire tibio de la isla tomamos más mojitos y de nuevo tatareamos:

Guantanamera, guajira guantanamera / Guantanamera, guajira guantanamera y la candencia triste que glorifica la figura de Che Guevara: Aprendimos a quererte / Desde la histórica altura / Donde el sol de tu bravura / Le puso un cerco a la muerte…

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com


miércoles, 17 de mayo de 2017

EL SUICIDA

(cuento)
Al pie de la Biblia abierta –donde estaba señalado en rojo el versículo que lo explicaría todo– alineó las cartas: a su mujer, al juez, a los amigos. Después bebió el veneno y se acostó.
Nada. A la hora se levantó y miró el frasco. Sí, era el veneno.
¡Estaba tan seguro! Recargó la dosis y bebió otro vaso. Se acostó de nuevo. Otra hora. No moría. Entonces disparó su revólver contra la sien. ¿Qué broma era ésa? Alguien -¿pero quién, cuándo?- alguien le había cambiado el veneno por agua, las balas por cartuchos de fogueo. Disparó contra la sien las otras cuatro balas. Inútil. Cerró la Biblia, recogió las cartas y salió del cuarto en momentos en que el dueño del hotel, mucamos y curiosos acudían alarmados por el estruendo de los cinco estampidos.
Al llegar a su casa se encontró con su mujer envenenada y con sus cinco hijos en el suelo, cada uno con un balazo en la sien.
Tomó el cuchillo de la cocina, se desnudó el vientre y se fue dando cuchilladas. La hoja se hundía en las carnes blandas y luego salía limpia como del agua. Las carnes recobraban su lisitud como el agua después que le pescan el pez.
Se derramó nafta en la ropa y los fósforos se apagaban chirriando.
Corrió hacia el balcón y antes de tirarse pudo ver en la calle el tendal de hombres y mujeres desangrándose por los vientres acuchillados, entre las llamas de la ciudad incendiada.
Enrique Anderson Imbert (Argentina, 1910-2000)
de breves narraciones 

domingo, 14 de mayo de 2017

Se quedan "enganchados" practicando sexo

           Y los llevan por las calles hasta el hospital
  • El personal médico que acudió al hotel donde se alojaba la pareja tuvo que ingeniárselas para poder trasladar a los novios ante la imposibilidad de separarlos.
                                                                                                   Ha pasado en Kenia. Increíble pero cierto. Una pareja, que se encontraba de Luna de Miel, quedó «enganchada» mientras practicaban sexo, pero eso no fue lo peor... La única forma de llevarlos hasta el hospital fue transportarlos en camilla por la calle ante el asombro de los transeúntes que no dudaron en acompañarlos en procesión e incluso grabar vídeos.



Las imágenes de este insólito paseo fueron colgadas en las redes sociales y, como era de esperar, se han convertido en viral.

El hombre, en un acto de caballerosidad, intentaba ocultar la cara de su pareja para protegerla de las miradas de la multitud que los acompañaban entre burlas y risas.

Los hechos ocurrieron en el hotel Explor-Inn, cuando la joven pareja estaba practicando sexo. De repente, la mujer empezó a sentir un fuerte dolor y pidió ayuda a gritos.

El personal médico que acudió al lugar tuvo que ingeniárselas para poder trasladar a los novios ante la imposibilidad de separarlos.


Noticia: La Razón.es

viernes, 28 de abril de 2017

DESDE MI ANSIEDAD, GINES LAO MENDOZA

El personaje que Woody Allen interpreta en sus películas podría ser un buen reflejo de una persona que sufre un trastorno de ansiedad generalizada. Pensar que un leve dolor de estómago es fiel reflejo de un cáncer, que la tercera guerra mundial va a estallar encima de tu cabeza, que tu familia va a morir por un accidente de tráfico o que cualquier terrorista va a poner una bomba en tu oficina, no es algo que le ocurra a todo el mundo sino que son las manifestaciones de un trastorno. El mundo.es



He escuchado a algún escritor comentar: “Escribimos para revelarnos contra nosotros mismos” En el caso de Ginés Lao creo que ha escrito “Desde mi ansiedad” por una necesidad vital  de conocerse a sí mismo, y al mismo tiempo por un empeño de contarnos su experiencia como un hecho solidario hacia los demás.

Un libro original, lleno de confesiones. Un acto de valentía que refleja las emociones, la lucha y las peripecias físicas como psicológicas que tuvo que asumir para vencer una enfermedad que le desequilibró en un momento determinado de su vida.  

Desde pequeños hemos aprendido que, cuando alguien nos dice que está enfermo lo relacionamos con el aspecto físico: una gripe, una mala digestión… Nos olvidamos por completo de que existe otro tipo de enfermedad, una que nos sobrecarga y que puede ser igual de peligrosa; la enfermedad de la mente. Y es curioso porque según la Organización Mundial de la Salud casi trescientos millones de habitantes padecen trastornos de ansiedad. Y la tendencia a sufrir desórdenes mentales va en aumento entre otros motivos porque no queremos salirnos del patrón impuesto de la sociedad, de la cultura de la prisa, las separaciones conyugales. Y si a esto le añadimos la falta de trabajo que produce inseguridad, sufrimiento… El sentirse solo que es muy duro. El vivir en un mundo violento rodeado de agresiones, malos tratos, atentados, crímenes, terrorismo que nos añade una cierta cantidad de miedo ante un nuevo estímulo amenazante.  
Pero el autor no ha pretendido presentar la ansiedad como una maldición, sino como un amplio conjunto de sensaciones de agobio, de miedos, de debilidades… De esos deseos que están en el pasado y de esos sueños que perdimos y reemplazamos por la nostalgia. De ahí la importancia de este libro: “Desde mi ansiedad” que radica en las aportaciones y experiencias de un hombre  Ginés Lao:

Además de asumir la ansiedad, también considero un primer paso, descubrir y conocer cuál es nuestra ansiedad. No olvidemos que todos somos diferentes por lo que nuestras ansiedades también lo son. Por muy parecidas que parezcan, cada una de ellas procede de distintas causas y produce efectos diferentes.

El propósito de este libro no es ofrecer al paciente ni a los familiares ejercicios ni pautas a seguir para eliminar la crisis. Nuestro autor explica de forma sencilla su experiencia personal y las pautas que llevó para eliminar sus crisis de ansiedad. Los ataques de pánico y las crisis de angustia que le impidió llevar una vida normal…Nos relata el autor:

Recuerdo, la verdad que jamás lo olvidaré, que iba conduciendo mi vehículo junto con un compañero… y en una curva sin visibilidad debido a la neblina que había me entró un calor que salía por todo mi cuerpo, como si mi corazón se hubiese convertido en una antorcha y en vez de sangre, corriese fuego por mis venas. Comencé a sudar, una sudoración fría, muy fría… al mismo tiempo que perdí el control de mis piernas; no las sentía… Por último comencé a asfixiarme…

Como vemos a lo largo de su libro “desde mi ansiedad” Ginés Lao, nos  introduce en el tema en las crisis de pánico, problema derivado de la ansiedad, y las repercusiones que ellas tuvieron para luego abordar directamente su particular visión sobre qué es la ansiedad real o irreal, las herramientas para combatirla. Para ello pretende evitar la salida de la recomendación.
De todas formas dicen los especialistas que la ansiedad no es un sentimiento negativo que hay que eliminar, al contrario puede ser muy útil en la vida diaria; que las crisis de pánico nos pueden revelar aspectos personales ocultos; que no son un invento de la psiquiatría ni sólo un problema psicológico, ni sólo causados por las exigencias de la sociedad; que no es sinónimo de debilidad ni un paso hacia la locura o que no tiene cura.

“Desde mi ansiedad” es un  libro editado por Begingbook, mayo 2008. Con una cubierta que representa la foto de Manuel Hernández, realizada por Ginés Lao Mendoza.

Incentivar la lectura de este libro me parece lo menos que podría hacer luego de leer “Desde mi ansiedad”, porque creo en el poder de la palabra, en que quizás su lectura podría ser un gran aporte para todas aquellas personas que se vean reflejadas en casos de ansiedad.  

facebook/rosariovalcarcel